Blog

Unos consejos para darse a conocer como coach en Internet

Unos consejos para darse a conocer como coach en Internet

Todo coach quiere que se le conozca. De nada sirve ser muy bueno si la gente no lo sabe. Para promocionarse, es normal pensar en las oportunidades que brinda Internet. Sin embargo, muchas veces se salta a la red sin planificación y eso no suele acabar bien.

En primer lugar, se tiene que tener claro lo que se está vendiendo y cómo se va a hacer. Nos vamos a centrar en el medio Internet, pero esta decisión debe tomarse antes de elegir cualquier canal. Es el qué queremos decir, el hacia dónde vamos. ¿Somos un coach enfocado a empresas o de vida? ¿Queremos trabajar con grupos o personal? Aunque se sepa hacer de todo, es mejor concentrar la comunicación en algún aspecto concreto.

Una vez se tiene claro el punto anterior, surge la pregunta: ¿por dónde empiezo? En primer lugar, hay que ver de cuántos medios se dispone. Esto incluye el tiempo. Si sólo se va a poder dedicar un par de horas semanales, es mejor hacer bien una sola cosa antes que muchas mal. Por ejemplo, interesa más comprometerse con hacer sólo una entrada semanal en el blog. No es buena idea abrir cuentas en Facebook, Twitter, LinkedIn, un blog, etcétera si no se van a poder mantener. Es más, se dará mala imagen y será peor.

Un blog sirve también para posicionar la web en Google. En cambio, las redes sociales son mejores a la hora de establecer contacto con la comunidad de coaching. Lo ideal es que podamos trabajar ambas, pero a veces hay que elegir en cuál centrarnos para darnos a conocer como coach.

¿Qué pasos seguir para posicionar el coaching en redes?

En primer lugar, hay que crear un calendario de contenido. Establecer cuántas veces se va a escribir: ¿Una entrada por semana, una al mes, tres a la semana? Las redes sociales requieren mucha más actividad que el blog, aunque también es cierto que cada publicación se hace en menos tiempo que un post.

En segundo lugar, hay que marcarse metas. ¿Qué reacción se espera obtener? ¿Se busca que los lectores se registren, que comenten y debatan o que hagan contrataciones? Estos objetivos sirven para guiarnos.

En tercer lugar, establecer los temas que se van a tratar. ¿De qué nos interesa hablar? ¿Vamos a tener un tono coloquial o más formal? ¿Contaremos muchos casos de coaching o nos centraremos más en reflexiones generales? Eso sí, hay que pensar siempre en que lo que digamos le interese a nuestro público.

En resumen, para darse a conocer como coach en Internet es necesario planificar, decidir qué queremos decir y a quién, analizar los medios de los que disponemos y que el contenido sea de calidad.

Comparte este artículo

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *