Blog

Coaching y asertividad, ¿cómo nos ayuda un coach a mejorarla?

Coaching y asertividad, ¿cómo nos ayuda un coach a mejorarla?

La asertividad es una habilidad social. Consiste en tener la capacidad para expresar lo que se piensa sin ser hiriente pero sin que al mismo tiempo se sea pasivo. Se usa sobre todo cuando se discrepa. En una situación de conflicto, es muy importante ser francos y directos pero sin resultar agresivos.

En un contexto comunicativo hay dos extremos: el pasivo y el agresivo. La asertividad sería el punto medio entre ambos. Estos dos puntos no son algo binario, sino que se trata de una línea continua. Es decir, se puede ser un poco pasivo o mucho, o ligeramente agresivo, etc. La habilidad para situarse en el punto medio, es decir, para ser asertivo es muy útil y depende mucho de la empatía.

¿Cómo puede ayudarnos el coaching a ser asertivos?

El coaching cuenta con técnicas para mejorar la asertividad. Además, debido a que se trata de una herramienta muy útil para resolver conflictos, es común que se trabaje para desarrollarla. El fin es lograr que la conversación sea madura y directa.

Las técnicas que utiliza el coaching para mejorar la asertividad son, por ejemplo, la de rendición simulada. Consiste en mostrarse de acuerdo con los argumentos del interlocutor pero son cambiar nuestra postura. Es decir, decirle que se entiende su punto de vista, que puede que tenga razón pero que se debería buscar otro enfoque. De esta manera, la persona que tenemos enfrente bajará también su agresividad por mero principio psicológico de reciprocidad.

También se puede ignorar los ataques del interlocutor para mantener la conversación en calma. Poco a poco, el tono irá bajando o, si no lo hace, posponer la charla para cuando esté más calmado.

Para mejorar la asertividad también se trabaja la proxemia, que consiste en reconocer y mantener las distancias personales. Alejarse cuando sea preciso, acercarse cuando se necesite y respetar siempre el espacio privado. Esto, combinado con la respuesta gestual, ayuda a controlar el tono de una conversación.

Coaching y asertividad van muy de la mano. Se trata de una habilidad que requiere de escucha, empatía y respuesta calmada, por lo que un coach es de gran ayuda para guiarnos y mejorarla.

Comparte este artículo

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *